7 de mayo de 2011

1984... o la obra literaria de la guerra fría

Cursando la asignatura "Historia del Pensamiento III" tuve que leer la obra "1984" de George Orwell, el mismo autor de "Rebelión en la granja" y otros. Nunca lo había leído pero siempre supe el eje de la trama y la existencia de la película basada en la obra orwelliana. Casi parecido con "Rebelión...", una denuncia contra el Estado soviético en la era stalinista.
Ahora bien... contra Stalin vengo escuchando y leyendo bastante. Repudiable las purgas, los asesinatos, la persecusión, la tergiversación del ideario marxista leninista, etc. Pero siempre sospeché de la demonización total del entonces líder de la URSS, como también del endiosamiento del mismo personaje (eso último casi nadie lo hace en la actualidad). Orwell es una de las banderas intelectuales que se utilizan para cuestionar el régimen stalinista. Pero siempre sospeché del autor aún sin dejar de reconocer su obra literaria. Buscando información me topé con un artículo interesante de un periodista español, Manuel Medina-Anaya de la web Canarias Semanal. Dicho artículo aporta datos interesantes:

"En 1949, apenas unos meses antes de su muerte, Orwell publicó la novela “1984″. Animado por el inesperado éxito de su anterior bestseller, el escritor británico rescató el anticomunismo como tema central de su nuevo libro.  Orwell no fue en esta ocasión un dechado de originalidad.  Su novela resultó ser un auténtico plagio de la obra “Nosotros”, escrita por Evgeni Zamiatin, un narrador ruso de principios del siglo XX, que huyó de su país en 1917, en las vísperas de la Revolución”.
“La recuperación del material secreto de la época demuestra que Orwell denunció hasta 125 escritores y artistas como “compañeros de viaje, testaferros del comunismo o simpatizantes” .  Haciendo uso de las lecciones aprendidas en la policía colonial del Imperio, Orwell se dedicó a anotar escrupulosamente los datos e impresiones de aquellos intelectuales con los que mantenía relación...”
“En una libreta de tapas azules, quien creara la imagen novelesca del superpoder totalitario, iba anotando escrupulosamente sus impresiones acerca de aquéllos a quienes luego denunciaría al Servicio Secreto británico y a la CIA.  Del poeta inglés Tom Driberg, por ejemplo, decía: “Se cree que es miembro clandestino del P.C.”, “judío inglés”, “homosexual”.  Del músico de color Paul Robeson: “muy antiblanco”.  A Kingsley Martin, director del conocido semanario del laborismo de izquierda News Statesman lo definía como ‘un liberal degenerado, muy deshonesto”. A Malcolm Nurse, uno de los padres de la liberación africana, lo calificaba de “negro antiblanco”.  Al universalmente conocido John Steimbeck lo insertó en su cuaderno delator por ser, según su opinión, un “escritor espurio y pseudoingenuo”.  Ni Charles Chaplin, ni el novelista JB Priestley, ni el entrañable Bernard Shaw, ni el celebérrimo Orson Welles, ni el prestigioso historiador E. H. Carr, se libraron del lápiz acusador de George Orwell”.

En fin, para contar la historia es mucho más que hablar de números y datos. La Historia cuando se cuenta de una sola versión casi unísona es sospechosa. Por más que los documentos y argumentos sean efectivamente contundentes. La historia de Orwell es una muestra más del debate sobre el rol del intelectual en la política, debate que en Argentina retomó vuelo con la visita del escritor peruano Mario Vargas Llosa. Y este debate, tan necesario en Nuestra América, me hizo recordar un artículo interesante del intelectual Nestor Kohan. Les dejo el link para que lo lean... "La pluma y el dólar. La guerra cultural y la fabricación industrial del consenso"
Orwell no escapa a los vaivenes de los intelectuales de la Guerra Fría del siglo XX. Es hijo de su época y por lo tanto hay que tener en cuenta eso al momento de disfrutar su obra literaria como "1984" y "Rebelión en la granja". Y para cuestionar el régimen stalinista, no hay que escupir para arriba. 

7 comentarios:

  1. Excelente artículo. Interesantísima la crítica hacia Orwell. Y creo que quedé obligado a leer "1984" y "Rebelión en la Granja". Felicitaciones por el valioso aporte a la cultura y sobre todo a la política.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Alfredo! Este blog es un pequeño aporte a la cultura política y el debate tan necesario para construir una patria libre porque, como dijo José Martí, "la verdad nos hará libre".

    ResponderEliminar
  3. Interesante compañero , siempre que se lee este tipo de relatos , es bueno compleijizar el contexto en el cual fue escrito , cómo diría un porfesor nuestro " preparar el texto para que me de información " . Leandro Dirazar .

    ResponderEliminar
  4. Gracias Leandro por comentario! Los textos vienen acompañado por una infinidad de elementos que aportan a la lectura. Es cuestión de nosotros ir a buscarlos. La complejización enriquece aún mas el saber y la lectura.

    ResponderEliminar
  5. rober: Primero que no es un plagio(acusacion muy grave ya que un plagio es un delito) "1984" de "Nosotros",tiene muchas similitudes, si, pero no es, a mi modo de ver, un plagio.Puede haber sido influenciado y hasta tomado cosas de éste.Muchas de las cosas que aparecen en 1984, y no aparecen en nosotros,son producto de las vivencias de Orwell en la guerra civil Española(Hecho clave que lo marca a fuego a Orwell , en su vida y en su posterior producción literaria, rebelion en la granja es de 1945 y 1984 de 1948), guerra en la cual Orwell estuvo en el frente de batalla.Para mi decir eso es desmerecer la obra, que no solo critica a Stalin sino mas bien que critica a todos los Estados totalitarios(sean de derecha o izquierda). Y Puta cuanta vigencia tiene hoy en día ese control "orwelliano" en nuestra sociedad! creo que aquellos que lo limitan solo a decir que es una critica al stanlinismo,están perdiendo mucho de lo que la novela posee de rico, porque el Stanlinismo termino hace bastante tiempo ya y la novela 1984 sigue reflejando a la sociedad(y porque no al mundo)de hoy en día!
    Nicolás "no le toquen a Orwell" Monpelat

    ResponderEliminar
  6. me censuraron lo que publique! cerdo Stanlinista!!!
    Nicolas "no me toque a Orwell" Monpelat

    ResponderEliminar