Mi recuerdo de María Elena Walsh... el primer posteo

Hubiera querido inaugurar el blog con algo más alegre. Pero la ida de esta gran artista es imposible esquivarla. Ahí va el primer artículo para el blog dedicado a María Elena Walsh y todos los que vivimos en el mundo del revés.

Que puta está la muerte ultimamente! Ahora te llevás a María Elena Walsh? Pero no podrás llevarte sus canciones, sus libros y el recuerdo de miles y miles de niños y niñas de diferentes generaciones.

En lo personal siempre te recordaré. ¿Sabés porqué, Maria Elena? Porque mi primer cassette (si, no existía el CD allá por 1983) fue uno tuyo. Aún lo conservo. Recuerdo que fui con mi viejo a comprarlo en aquella mística disquería Guía Musical de Ciudadela, a metros de la estación.
También te voy a recordar por los momentos que lograste con sus canciones que mi familia vivamos juntos. En verano, en invierno, en casa o en vacaciones siempre estaban tus canciones. Los cuatro siempre a viva voz (aunque no seamos cantores) cantando sus bellas y didácticas canciones.
Pero no sólo en mi infancia estuviste. También en mi vida juvenil y adulta. Aún recuerdo la sorpresa de saber que también escribías canciones “para grandes”, recuerdo cuando aquél longplay del Cuarteto Zupay cantando tus canciones. ¡Como pasamos de la tortuga a la cigarra! Ahí empecé a ver que tus canciones llamadas infantiles tenían mucho de contenido político como las “para grandes”. Claro! El mundo del revés, invitación a tomar el té, y tantas otras.
Por eso, María Elena, tu partida me deja un vacío grande y una tristeza en el alma. Pero andá tranquila adonde tengas que ir. Encontrate con la negra que te va a esperar para seguir cantando juntas, con Armando también y tantos compañeros. Quedate tranquila que tus canciones y libros van a seguir educando nuevos hombres y nuevas mujeres. Te prometo que a mis hijos les voy a hacerle escuchar tu música para compartir la alegría. Te prometo que les enseñaré a leer con tus libros, como lo hiciste con tantos pibes y pibas.
María Elena quiero decirte, sin haberte conocido en persona, que te quiero mucho. No te despido porque vas a seguír cantando como la cigarra.
Hasta siempre!!

Comentarios

  1. Que me lleve el alma una canción de la Maria Elena y me la devuelva dormida de tanto volar

    ResponderEliminar

Publicar un comentario